41 mujeres mueren al día en la región

El documento del Fondo de Naciones Unidas Para la Infancia señala que en América Latina y el Caribe son 130 las mujeres que fallecen por cada 100.000 alumbramientos, casi dos veces más de lo que figura en los registros de los países industrializados

Unas 41 mujeres mueren a diario en los países de América Latina y el Caribe, o sea, 15.000 al año, por complicaciones relacionadas con su embarazo o durante el parto. Esta cifra representa el 3 por ciento de los decesos que se registran en el mundo; es decir que cada día más de 1.360 mujeres fallecen de causas vinculadas a la maternidad. Pero la mortalidad se ensaña más con los niños. El mundo pierde diariamente aproximadamente 10.100 menores de cinco años, y 86 por ciento de ellos son víctimas de tres enemigos: infecciones graves —la sepsis/neumonía, el tétanos y la diarrea—, la asfixia y los nacimientos prematuros; y en nuestro continente fallecen 827 de estos infantes cada día.

El informe Estado Mundial de la Infancia 2009, que anualmente elabora el Fondo de las Naciones Unidas Para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés), al cual tuvo acceso en exclusiva Domingo, sitúa el avance internacional en cuanto a la reducción de la mortalidad materna en 7 por ciento, en el periodo que comprende los años de entre 1990 y 2005, es así como el indicador decayó de 480 muertes a 450 por cada 100.000 neonatos; y en cuanto a la mortalidad infantil, el guarismo cayó de 13 millones de fallecidos en 1990 a 9,2 millones en 2007, casi 30 por ciento.

El mismo documento afirma, no obstante, que este progreso es “insuficiente” en lo que se refiere a los parámetros requeridos Para los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la Organización de Naciones Unidas, suscritos por casi 200 países del orbe, en cuya meta 5A se plantea bajar la tasa de mortalidad materna en un 75 por ciento hasta el 2015, y en la meta 4A, reducir en dos terceras partes la mortalidad de los pequeños menores de cinco años. Sólo quedan seis años para el cumplimiento del plazo y hay mucho por hacer.

El informe establece que en América Latina y el Caribe son 130 las mujeres que fallecen por cada 100.000 alumbramientos, casi dos veces más de lo que figura en el registro de los Estados industrializados, donde mueren 46; pero unas ocho veces menos de lo que sucede en África Occidental y Central, donde son 1.100 progenitoras por cada 100.000 recién nacidos. “El riesgo de morir como resultado de complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto que padecen las mujeres de los países menos adelantados es 300 veces mayor que en el caso de las mujeres que viven en países industrializados. No existe un índice de mortalidad más desigual”.

Aunque hay indicadores de América Latina y el Caribe que son superiores a los promedios mundiales en otros aspectos. Por ejemplo, el 77 por ciento de las mujeres embarazadas ha asistido al menos a una consulta prenatal en el orbe, mientras que en la región esta cifra sube a 94 por ciento. A la par, hasta 2007, en el continente americano 85 de cada 100 partos fueron atendidos por personal especializado, cuando el porcentaje mundial en este caso llega sólo a 62 por ciento. Aparte, Asia y África son los más golpeados por los guarismos rojos: en ellos se produce “el 95 por ciento de las muertes maternas… y alrededor del 90 por ciento de las muertes de los recién nacidos” en el planeta.

En cuanto a la mortalidad infantil, se estima que 25.200 niños menores de cinco años pierden la vida diariamente en el orbe. Unos 17 por cada segundo. En América Latina y el Caribe se registra cada año alrededor de 302.000 estos decesos, que representan el 8,1 por ciento; además, la tasa de mortalidad de los pequeños que no superan el quinquenio de vida alcanza a 22 por de cada mil nacidos en la región, cifra que, a la par, se equipara con las de naciones europeas y es tres veces menor que la de los países africanos.

El periodo más delicado para un niño es su primer día de vida. El Fondo de las Naciones Unidas Para la Infancia informa que del 25 al 45 por ciento de las aproximadamente 9,2 millones de muertes infantiles anuales se presentan dentro de esas 24 horas. Las cifras, basadas en datos obtenidos al 2004, señalan que en América Latina y el Caribe el índice de mortalidad neonatal es de 13 muertes por cada mil nacimientos, la segunda más baja después de las naciones industrializadas, que sólo registran tres; y la más elevada es de África Occidental y Central, con 44 decesos.

El documento sostiene que existen causas indirectas que contribuyen a aumentar el riesgo de muerte de los menores de cinco años que habitan el planeta, como la pobreza y la desnutrición, entre las principales. En Bolivia, por ejemplo, la tasa de mortalidad infantil es de 57 niños por cada mil nacidos vivos, mientras que la mortalidad de madres durante el embarazo o por complicaciones derivadas de parto es de 290 por cada 100.000 infantes que nacen con vida. Hay mejoras en territorio boliviano, pero aún queda mucho por hacer, tal como se verá en el siguiente reportaje.

El mundo pierde diariamente aproximadamente 10.100 menores de cinco años, y 86 por ciento de ellos son víctimas de tres enemigos: infecciones graves (como la sepsis/neumonía, el tétanos y la diarrea), la asfixia y los nacimientos prematuros.

Por: Mirna Echave Mallea
FOTOS • Javier Paz, Unicef e internet
Fuente: laprensa.com.bo

Source: Mayo 2009