España: Muchas inmigrantes no denuncian maltrato por miedo a ser expulsadas del país

Nos intentan vender que la igualdad es real, pero no es así ni por asomo

VICTORIA CARBAJAL  Letrada avilesina y secretaria de Abogadas por la Igualdad

Amaya P. GIÓN
La letrada avilesina Victoria Carbajal es la secretaria de
Abogadas por la Igualdad, asociación que presenta mañana en Barcelona las conclusiones del último congreso, que se celebró en Oviedo , y que giró en torno a la ley del aborto, la violencia económica y las mujeres inmigrantes. Carbajal es, además, vicepresidenta de la Coordinadora Estatal de Mujeres Abogadas y abogada de Simone de Beauvoir.

 

-La ley del aborto está de actualidad, ¿qué defienden desde Abogadas por la Igualdad?

-Abogamos por un aborto libre y gratuito, que el aborto se saque del Código Penal ya que consideramos que no puede ser delito de ninguna de las maneras. No nos oponemos a la ley de plazos, pero siempre que se juzgue mediante la vía civil, nunca la penal.

-Es obvio que en ningún caso lucirá un lazo blanco…

-La Iglesia no tiene que inmiscuirse en las leyes civiles. Me parece perfecto que defiendan sus principios ante sus feligreses, pero nunca que pretendan hacer leyes. Los mismos que se oponen al aborto son los que se oponen a los anticonceptivos. Si están en contra de todo, ¿qué nos queda?

-Identifican la violencia económica como una forma de agresión a la mujer, ¿argumentos?

-Creemos que la fiscalía tiene que intervenir en los procesos por impago de pensiones y facilitar el proceso para la investigación del patrimonio del obligado al pago. La violencia económica es una forma muy clara de violencia de género. Hay muchas mujeres que se ven incapaces de cobrar la pensión de sus hijos y que, en el fondo, se encuentran ante una forma de coacción por parte de sus ex parejas.

-¿Las mujeres inmigrantes están desprotegidas por la normativa española?

-Muchas inmigrantes que son víctimas de violencia de género no se atreven a denunciar porque saben que se juegan un expediente de expulsión del país. Muchas de ellas trabajan en el servicio doméstico donde no se requiere un contrato por escrito, algo indispensable para solicitar el permiso de residencia. Queremos que se derogue la instrucción 14/2005 dirigida a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Ésta dice que es obligatorio que cuando una inmigrante vaya a poner una denuncia se le abra un expediente para comprobar si está en España legalmente. Si no lo están, se les abre un expediente de expulsión. También pretendemos que el servicio doméstico sea un contrato más del procedimiento laboral.

-En Barcelona disertará sobre la maternidad. Dice que es un reto ser madre en el mundo en el que vivimos, ¿por qué?

-Nos intentan vender que la igualdad es real, pero no es así ni por asomo. Las mujeres seguimos cobrando menos, los hombres siguen sin colaborar en el hogar y la conciliación sigue siendo de las mujeres. Las leyes están ahí, dan opciones pero no se cumplen. La mujer sigue siendo la que renuncia. Para colmo la paridad ha venido acompañada de comentarios totalmente machistas.

-¿Se refiere a las críticas a las ministras?

-El lenguaje sexista sigue ahí. Se llamó «taller de modistillas» a las ministras de Zapatero. No se juzga su trabajo, sino cómo actúan en lo personal. A la ministra de Igualdad se le llama tonta por la cara, a la de Defensa se la critica por cómo va vestida a un evento, ¿qué mejores ejemplos de actitud machista?

Fuente: lne.es

Source: Mayo 2009