Experiencias de mujeres indias con el aborto con medicamentos

Una nueva investigación dirigida por Bela Ganatra de Ipas India figura entre las primeras en estudiar a fondo las experiencias de las mujeres con el procedimiento de aborto con medicamentos en la India. El estudio, publicado recientemente en la revista Global Public Health, proporciona información valiosa sobre las opiniones de las mujeres respecto al aborto con medicamentos, la influencia de la consejería en el proceso y sus ideas sobre cómo lograr que el aborto con medicamentos sea un procedimiento menos “medicalizado”.

“El aborto con medicamentos tiene un gran potencial para ampliar el acceso de las mujeres a los servicios de aborto seguro en la India,” dice Ganatra. “Sin embargo, actualmente se conoce muy poco acerca de las experiencias de las mujeres indias con este método. Al conocer más acerca de las opiniones e ideas de las mujeres respecto al aborto con medicamentos, podremos mejorar los servicios y hacerlos más accesibles a las mujeres en la India y en otras partes del mundo en desarrollo.”

Los investigadores entrevistaron a 63 mujeres que optaron por interrumpir sus embarazos con mifepristona y misoprostol. Las mujeres que tuvieron abortos en clínicas de las ciudades de Delhi y Pune contestaron preguntas sobre cómo y por qué escogieron el aborto con medicamentos, sus experiencias con el proceso de aborto, sus reacciones después del aborto y sus experiencias con la anticoncepción postaborto. Entre otros hallazgos, el estudio encontró que:

The topical preparation improved both flow and temperature inside feet buy cheap cialis vasomotor symptoms connected with menopause, like hot flashes original the. A harder erection is not going to occur by simply going for a pill see here.
  • Un poco menos de la mitad (el 48 por ciento) de las mujeres ya tenían algún conocimiento del aborto con medicamentos; el 10 por ciento buscó este método específico.
  • ;Una de cada cuatro mujeres primero probó medicamentos sin receta (y a menudo ineficaces) para interrumpir un embarazo no deseado, antes de acudir a la clínica para que le practicaran un aborto con medicamentos.
  • Casi todas (el 94 por ciento) las mujeres entrevistadas seleccionaron el método ya sea por su relativa sencillez o porque no implicaba un procedimiento invasivo.
  • La mayoría (el 59 por ciento) de las mujeres informaron que el procedimiento añadió sólo molestias menores, como la necesidad de descanso adicional, náuseas u otros efectos secundarios leves, a su rutina diaria. Las mujeres tienden a aceptar mejor estas molestias cuando reciben apoyo social de su esposo y su familia.
  • La información clara y la consejería empática de los prestadores de servicios sobre los posibles efectos secundarios aumentaron la tolerancia de dolor y sangrado y disiparon los temores respecto a los efectos secundarios y el efecto en futuros embarazos. Casi la mitad de las mujeres informaron sentirse ansiosas en cuanto a si el proceso de aborto se había concluido o no. Las mujeres relataron que la consejería sobre los posibles efectos secundarios y la necesidad de seguimiento aumentaron la ansiedad o la aplacaron, dependiendo de la forma en que el prestador de servicios ofreció esta información.
  • Casi todas (el 95 por ciento) las mujeres informaron haber recibido consejería sobre la anticoncepción postaborto, y la mayoría de las mujeres aconsejadas afirmaron que piensan usar un método anticonceptivo.  Sin embargo, las mujeres también especificaron que traducir la intención en acción depende del esfuerzo necesario para obtener métodos anticonceptivos, de la cantidad de consultas clínicas adicionales necesarias y de las opiniones del esposo en cuanto al uso de anticonceptivos.

Aunque Ganatra advierte que el tamaño de muestra de las mujeres entrevistadas es demasiado pequeño para generalizar a las mujeres de la India, ella afirma que los resultados del estudio proporcionan información valiosa, no sólo sobre quién está usando servicios de aborto con medicamentos actualmente, sino también sobre los retos que afrontan las mujeres para acceder o aceptar aborto con medicamentos. Catorce de las mujeres, por example, dijeron que les resultó difícil ir a la clínica para recibir los medicamentos.

“No tiene nada de malo ir a la clínica” les dijo una mujer de 35 años de edad a los entrevistadores, “pero tengo que terminar las tareas domésticas primero, lo cual puede ser difícil porque tengo que encargarme de todo.” Cuando se les preguntó si la situación sería más fácil si las mujeres pudieran tomarse el misoprostol en la casa, la mayoría de las mujeres contestaron que eso dependería del nivel de apoyo que reciben en el hogar, así como de cuán seguras se sienten con el proceso.

Algunas otras mujeres, ya sea por los mitos asociados con el aborto con medicamentos o por la falta de conocimientos sobre los medicamentos, tenían temores infundados respecto a los supuestos efectos permanentes del aborto con medicamentos en el cuerpo. “Tenía miedo. Nunca antes había consumido tabletas extrañas.” informó una mujer de 27 años de edad a los entrevistadores.

Por último, dice Ganatra, el estudio señaló la gran influencia de la consejería y la información que brindan los prestadores de servicios en las experiencias y expectativas de las mujeres. La información clara y la consejería sensible pueden ayudar a las mujeres a entender lo que pueden esperar y a sentirse seguras con el método.

Este estudio fue realizado por Ipas y el Population Council en colaboración con el Hospital KEM, en Pune, y el Hospital Parivar Seva Sanstha, en Delhi.

Source: Septiembre 2008