La pobreza y mortalidad materna

Ayacucho |  La pobreza extrema sigue siendo el principal enemigo que impide el desarrollo de la población y se traduce en la crisis económica, política y social que vive el país desde hace varias décadas; en consecuencia este problema genera un impacto negativo en la población debido a la exclusión y marginación de los más pobres a los servicios primordiales como educación y salud.

Hablar de salud es un tema muy amplio, pero ahora vamos a centrar el comentario a la problemática de los altos índices de muertes maternas en el Perú que está ligada al nivel de la educación, pues se estima que el 34% de las mujeres en edad fértil tiene solo instrucción de primaria, es tal vez por eso que la tasa de natalidad en las zonas marginales, alcanza niveles increíbles y es allí donde agudiza la pobreza. Los datos revelan que solamente un 30% de las mujeres de zonas rurales conocen métodos eficaces para evitar embarazos, el 27% de gestantes no se someten a revisiones prenatales y casi el 75% prefiere el parto en su domicilio.

Precisamente estas complicaciones en las mujeres en edad fértil, produce el deterioro de la salud materna, al que se suma el escaso acceso a los servicios asistenciales de salud, los mismo que originan cientos de muertes relacionadas con el embarazo y alcanza niveles alarmantes, pues el sector salud todavía no se abastece para llegar a los rincones más alejados del país.

Según un informe del Ministerio de Salud (MINSA), el promedio de las cifras de mortalidad materna en el país alcanza 180 muertes por cada cien mil partos, y esto va en aumento en las regiones consideradas más pobres del Perú, donde existe disparidad en los servicios de salud; por eso es necesario ampliar y descentralizar los programas de salud con el fin de fortalecer las regiones que tienen alta incidencia de mortalidad materna.

Por lo visto, pocas son las autoridades que se interesan en conocer la magnitud y el peligro que representa la mortalidad materna. Este es un aspecto fundamental a tener en cuenta para orientar las políticas sociales de desarrollo, y se necesita concretar acciones en el sector salud, luego monitorizar los logros en los programas de Maternidad, así se podría iniciar un trabajo concienzudo a favor de las mujeres en edad de procrear.

Los factores relacionados a la muertes maternas es muy complejo y se necesita alta responsabilidad en este tema, y el esfuerzo para lograr la disminución de la Mortalidad Materna en el Perú, no sólo es competencia del sector salud, sino implica a todos los demás sectores comprometidos en el desarrollo social. Creo que se debe entender como un esfuerzo conjunto y compromiso solidario donde estén concientes desde el más alto funcionario del sector salud hasta el poblador más humilde de las zonas más alejadas del país.

Esta es la nueva misión para evitar más muertes maternas.

Autor: Alcides López De la Cruz
Fuente: elcorreoperu.com.pe

Source: Mayo 2008